Coautores

A la mujer se le quiere a versos,
sin resúmenes.
Se le estudia, se le come
entera, con todos sus tomos,
sus títulos,
sus obras completas.

A la mujer se le lee incluso, cuando la luz se apaga y la piel se enciende
entre líneas y volúmenes, en silencio y entre dientes.

A una mujer
se le escribe
se le quiere
sin marca libros
sin detenerse en los puntos
comiéndote las comas
explotando los acentos
conjugándola toda
a libro abierto
y a su tiempo.

A una mujer, no se le deja nunca,

de leer.

Caracas, 27/12/2017
ND

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *